Noticias & Hallazgos

El primer detector de metales

El primer detector de metales

A todos nos interesa saber más de las cosas y las experiencias que nos apasionan. En Orcrom queríamos averiguar cuál fue el primer detector de metales inventado… ¿No os pica la curiosidad?

Gustave Trouvé creo el primer detector de metales de verdad

El primer detector de metales del que tenemos conocimiento fue desarrollado por el francés Gustave Trouvé un prolífico inventor particularmente hábil en el campo de la electricidad que en 1874 desarrolló un dispositivo de localización y extracción de objetos metálicos como las balas alojadas dentro del cuerpo de los heridos, prototipo del detector de metal que se utiliza hoy en día.

Graham Bell, primer uso en la vida real

En 1881 el físico escocés Alexander Graham Bell dio el primer uso práctico, al fabricar un detector de metal que podía detectar balas dentro de los cuerpos de pacientes heridos, lamentablemente el equipo de búsqueda no funcionó muy bien y sólo quedó como parte de la historia.

Todo empezó con el intento de asesinato del presidente Americano James Grafield, que fue tiroteado en Washington en 1881. Ante la imposibilidad de localizarle la bala, Alexander Graham Bell inventó un rudimentario detector de metales, aunque al final no se le pudo salvar la vida, ya que no se localizó la bala por las interferencias del metal de la cama donde se encontraba el presidente, poco después murió de la infección provocada por la bala.

 

 

Un rudimentario detector de metales fue el primer ejemplar y en este modelo se inspiraron otros fabricantes. La primera patente que se otorgó a un fabricante de detectores de metales, fue para Gerhard Fisher en 1925, años más tarde empezó a vender los detectores ya de manera comercial y poco a poco fueron evolucionando. Hubo otros fabricantes como Garrett o White’s posteriormente ya en los años 50.

Einstein también intervino en la creación

Los detectores de metales en nuestros días son usados para múltiples funciones en industria, seguridad, en trabajos militares (búsqueda de minas terrestres entre otros) y como hobby.

El detector de oro, tal y como lo conocemos ahora, surgió cuando el físico alemán Gerhard Fisher descubrió que ciertos campos electromagnéticos que trabajaban a frecuencias bajas, usualmente en el orden sonoro, se distorsionaban al pasar cerca de una piedra mineralizada o un objeto metálico grande. Fisher comparte este descubrimiento con Albert Einstein quién le confirma que su descubrimiento es correcto y que era teóricamente posible construir un detector de metales.

No fue hasta en 1931 cuando Fisher patentó el primer detector de metales profesional de la historia, el Metalloscope. En 1941, el polaco Jozef Kosacki, creó el primer buscador de metales que se empezó a fabricar en masa. Este equipo lo regaló a los ingleses y ellos lo utilizaron en la Segunda Guerra Mundial para detectar minas antipersonas.

Los detectores de hoy en día

Hoy por hoy los detectores de metales que se comercializan nada tienen que ver con aquellos artilugios rudimentarios que en su momento fueron pioneros. Los detectores de oro que conocemos actualmente son los modelos que fueron desarrollados a partir de White’s Electronics en los años 70 con un novedoso sistema de discriminación de metales no deseados.

En la actualidad existen una gran variedad de detectores de metales tanto terrestres como acuáticos. En Orcrom disponemos de una gran variedad de equipos y accesorios, consulta nuestra tienda online.

Esperamos que esta historia os haya gustado ¡seguiremos buscando para sorprenderos!

 

Deja una respuesta